PARA MEDITAR

LOS 21

21 fallecidos en un accidente aéreo el 2 de Septiembre del 2011, en Juan Fernández, Chile

Ramillete escogido de almas generosas, solidarias, con alta conciencia social, que entregaron amor y simpatía por el hombre y la naturaleza con una gran cuota de humildad, que vivieron en forma sencilla y en contacto tanto con el prójimo, como con la naturaleza.

Así como la semilla ha de destruirse para germinar y dar vida al árbol, que a su vez producirá millones de semillas, estas personas dieron sus vidas y con ello se permitió divulgar sus iniciativas, que entregarán el poder y el entusiasmo para reproducirse.

Ellos se transforman en inspiración para un mundo que la necesita.


“La Tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a ella. Eso lo sabemos. Todas las cosas están interrelacionadas, como los lazos que unen a una familia. Lo que suceda a la Tierra, sucederá con nosotros. El hombre no tejió la tela de la vida, él es sólo un hilo de ella. Lo que se le hace a la Tierra se lo está haciendo a sí mismo."

Carta del Jefe Seattle.


Según la Teoría de Gaia, el planeta Tierra es un ser vivo intentando mantener su equilibrio para no enfermar y hoy manifiesta crisis en muchos aspectos.Si de todo el ecosistema cerrado que es el planeta, son los seres humanos los que pueden ser concientes de sí mismos, de lo que les rodea y del efecto de sus acciones... ¿qué órgano y función de éste ser vivo le corresponderá al hombre?...

¡Tenemos una gran responsabilidad por delante que no podemos eludir!

La tierra no es una herencia de nuestros padres sino un préstamo de nuestros hijos.


Los grandes y añosos árboles somos tremendamente necesarios. Si el hombre estuviera en sintonía con el infinito, como lo estamos nosotros, y estuvieran aportando su cuota, las fuerzas podrían estar en equilibrio. Pero en el presente el planeta necesita más que nunca justo aquello que se le niega, las fuerzas que se canalizan a través de los imponentes árboles de muchos años.

Los árboles jóvenes no son capaces de transmutar las energías, para eso es necesario que el árbol esté maduro. No basta con forestar, hay que conservar los árboles añosos. Con la escasez de ellos se afectará la paz y la estabilidad de los seres humanos, pues estamos interconectados.

Los hombres nos necesitan para la paz y la estabilidad. No pueden destruirnos sin destruirse a sí mismos.

Mensaje del espíritu de los árboles grandes. TO HEAR THE ANGELS SING de Dorothy Maclean. Traducción resumida.


"Diría que la aparición del movimiento ecologista en la política alemana a partir de los años setenta, aunque quizás no haya abierto las ventanas, ha sido y es sin embargo un grito que anhela aire fresco, un grito que no se puede ignorar ni relegar, porque se percibe en él demasiada irracionalidad. Gente joven se dio cuenta que en nuestras relaciones con la naturaleza existía algo que no funcionaba; que la materia no es solamente un material para nuestro uso, sino que la tierra tiene en sí misma su dignidad y nosotros debemos seguir sus indicaciones. Es evidente que no hago propaganda por un determinado partido político, nada me es más lejano de eso. Cuando en nuestra relación con la realidad hay algo que no funciona, entonces debemos reflexionar todos seriamente sobre el conjunto, y todos estamos invitados a volver sobre la cuestión sobre los fundamentos de nuestra propia cultura. Permitidme detenerme todavía un momento sobre este punto. La importancia de la ecología es hoy indiscutible. Debemos escuchar el lenguaje de la naturaleza y responder a él coherentemente. Sin embargo, quisiera afrontar todavía seriamente un punto que, tanto hoy como ayer, se ha olvidado demasiado: existe también la ecología del hombre. También el hombre posee una naturaleza que él debe respetar y que no puede manipular a su antojo arbitrariamente. El hombre no es solamente una libertad que él se crea por sí solo. El hombre no se crea a sí mismo. Es espíritu y voluntad, pero también naturaleza, y su voluntad es justa cuando escucha la naturaleza, la respeta y cuando se acepta como lo que es, y que no se ha creado a sí mismo. Así, y sólo de esta manera, se realiza la verdadera libertad humana".

Benedicto XVI en el Parlamento Federal(Berlín, Reichstagsgebäude, 22 de septiembre de 2011)


"Ante el maravilloso espectáculo de la naturaleza, se experimenta fácilmente cuán benéfico es el silencio. Las numerosas oportunidades de relación y de información que ofrece la sociedad moderna amenazan a veces con quitar espacio al recogimiento. Sólo en el silencio el hombre logra escuchar en lo más profundo de la conciencia la voz de Dios, que lo hace libre".

Juan Pablo II.

"Nos encontramos ante un problema moral de grandes proporciones pues “una ética ecológica implica el abandono de una moral utilitarista e individualista, postula la aceptación del principio del destino universal de los bienes de la creación y la promoción de la justicia y la solidaridad como valores indispensables”(111). Desde esta perspectiva, se puede afirmar que la problemática ambiental, además de ser un desafío económico y político, está directamente vinculado a los fundamentos culturales y éticos que orientan las actitudes y comportamientos individuales y sociales. Si se sigue incentivando el consumismo, el derroche, la satisfacción del interés propio y el inmediatismo, no habrá política capaz de generar una relación más armónica con el medio ambiente".

Orientaciones Pastorales 2001-2005


"En esta vida no podemos hacer grandes cosas.
Podemos sólo hacer pequeñas cosas, con mucho amor".

Madre Teresa de Calcuta


Imprimir esta página